Tras celebrar una vigilia de recordación se anunciaron acciones legales por el deceso del joven, quien murió en confinamiento solitario

Por: Edwin Martínez

El pasado 10 de agosto fue el primer aniversario de la muerte del recluso Brandon Rodríguez, quien falleció estando bajo custodia en medio de confinamiento solitario, en una ducha en la cárcel de Rikers Island, y este jueves la familia anunció que interpuso una demanda contra la Ciudad de Nueva York por el deceso.

Familiares y amigos del joven de 25 años realizaron una vigilia de recordación y criticaron de paso que las cárceles de la Gran Manzana sigan encerrando a personas que aun no han sido condenadas, por lo que exigieron reducir el encarcelamiento y poner fin a prácticas como el confinamiento solitario.

El llamado fue extensivo al Alcalde, Eric Adams, la Gobernadora Kathy Hochul, jueces, fiscales de distrito y legisladores estatales y locales para que hagan todo lo que esté a su alcance para garantizar que todos los reclusos en las cárceles tengan acceso a atención médica y programas de apoyo.

Tamara Carter, madre de Brandon Rodríguez, recordó que en los últimos meses un total de 27 internos, 11 de ellos este año, han muerto en Rikers Island y pidió al Concejo Municipal que apruebe la ley 549, que pone fin al confinamiento solitario.

Hace un año me quitaron a mi bebé. Fue golpeado dos veces y luego torturado al ser puesto en confinamiento solitario. Mi familia nunca volverá a ser la misma. El dolor que veo en los ojos de mis hijos es algo con lo que no sé cómo lidiar. Soy la mamá, y yo arreglo todo. Esto no lo puedo arreglar y me mata”, dijo la atribulada madre.

Carter pidió que se haga justicia con la muerte de su hijo, a quien describió como un buen ser humano.

La muerte de Brandon es algo que nunca superaremos. Le quitaron el alma a la fiesta, al bailador, al comensal. No se desperdiciaba comida cuando él estaba cerca”, dijo la mujer. “Las continuas muertes en Rikers Island son preocupantes. No es normal. No está bien. Hay que hacer algo. ¿A quién podemos responsabilizar? Alguien tiene que rendir cuentas por la muerte de mi hijo. Mi hijo murió siendo un hombre inocente”.

William Wagstaff, abogado de la familia de Brandon Rodríguez, habló de la demanda interpuesta en una corte federal, y explicó que bajo las propias reglas de la Ciudad de Nueva York, Rodríguez estaba impedido de ser puesto en segregación punitiva.

“Brandon había estado anteriormente en Rikers, por lo que tenían documentación y registros médicos de que tenía trastorno bipolar, depresión y esclerosis múltiple. Fue brutalmente golpeado hasta el punto de que tuvo que ser trasladado de urgencia al hospital de Elmhurst en una ambulancia y fue tratado por una fractura orbital. Luego fue enviado a una ducha como celda. Eso no los detuvo”, comentó el defensor.

“No hay nada que pueda hacer para traer de vuelta a Brandon. Pero algo que todos podemos hacer es exigir que los funcionarios electos hagan algo diferente porque está bien documentado que las cosas se han deteriorado tanto, que los derechos constitucionales de los neoyorquinos se violan todos los días”, agregó el abogado.

Roger Clark, de la asociación VOCAL-NY, quien estuvo también en confinamiento solitario en Rikers Island, lamentó que cada mes sigan muriendo reclusos en ese penal, como pasó con Brandon.

Es terrible que alguien acusado y ni siquiera condenado por un delito entre allí, y termine en un ataúd; eso es impensable. Morir en una celda es inimaginable”, dijo el activista. “El Alcalde declaró al comienzo de su mandato que no iba a hacer políticas que fueran dañinas para las comunidades negras y latinas. Pero todo lo que sale de su boca es dañino para los negros y latinos. Todas nuestras súplicas están cayendo en oídos sordos y habrá muchas más muertes”.

Cuestionamos a la Administración del alcalde Adams sobre la demanda, pero hasta el momento no se han referido al asunto.

Por uptv.fuchi@gmail.com

uptv es una televisión para visibilizar, la cultura, el arte, la moda, el medio ambiente, la educación, el activismo y a los más vulnerables.